Fondo: Documentos selectos: Avenidas del Nazas

Documentos: 1928
Fotografias: 1968
Analista Revisión y Corrección
Luis Enrique Mendoza Mejía Fernanda Borrego

DOCUMENTOS ESPECIALES: AVENIDAS DEL NAZAS 1928 Y 1968

Hemos reunido bajo el título “documentos especiales” los que han sido donados por algunas personas al Archivo Histórico de la Ibero Torreón, pero que no constituyen propiamente un fondo o colección de tipo familiar. Sin embargo, son valiosos para entender las dinámicas de la Comarca Lagunera.

En este caso cinco imágenes que recogen las “avenidas” del río Nazas: una postal de 1928 y cuatro fotografías de la famosa avenida de 1968. Éstas fueron donadas por la Sra. Francisca Zamorano de Hernández.

La postal y las fotografías son originales y fueron entregadas para participar en el concurso “Papeles de Familia”, en 1995.

Las fotografías del río Nazas, que pasa en medio de las ciudades de Torreón, Coahuila y Gómez Palacio, Durango, son importantes porque en ellas podemos observar la manera en que hemos construido nuestra relación con el agua.

En esta región, el lecho del río permanece seco la mayor parte del tiempo, sin embargo, cuando hay lluvias copiosas en las partes altas de la región -que ocurren generalmente entre julio y septiembre- puede dar lugar a que el río tome su cauce natural y se presenten “avenidas” impetuosas, incluso con desbordamientos al interior de las ciudades que están a un costado del río.

En 1928, El Siglo de Torreón registró dos grandes avenidas. La primera el 16 de julio y la segunda el 24 de septiembre. La llegada del agua a Torreón y Gómez Palacio, causó júbilo entre los laguneros (el periódico reporta que algunas personas vinieron de los ranchos para constatar esta avenida que resultaba necesaria para las cosechas de algodón), pero debido a su exceso ocurrió el fenómeno contrario y ocasionó grandes pérdidas. Otras dificultades registradas por la avenida fueron personas ahogadas en los tajos y en Raymundo (sitio de esparcimiento donde la gente se mete a nadar al río). Ese año parecía inminente una inundación -que no sucedió- pero sí llevó a una parte de la población al Cerro de la Cruz para guarecerse. En la avenida de septiembre, se suspendieron los espectáculos y se hizo “leva” entre los trabajadores de la construcción para erigir un cerco al agua. Cientos de veladores, reportó el periódico, se colocaron a las orillas del río para advertir de la inundación. Las personas tenían pavor porque recordaban la “memorable inundación de 1917” ocurrida unos años antes. La fotografía seguramente se refiere a una de esas dos avenidas.

En 1968 la situación sí fue difícil: la intensa lluvia colmó la presa del Palmito y ni la recién construida presa Francisco Zarco (Las Tórtolas) pudo contener los derrames de agua. Ya desde el 13 de septiembre se esperaba una inundación en las colonias del norte de Torreón, por lo que se evacuó a las familias que vivían ahí. Sin embargo, la zona afectada finalmente fue la de Gómez Palacio. El 15 de septiembre el agua entró a la colonia Las Rosas y al Boulevard Miguel Alemán, después cruzó hasta llegar al paso desnivel de Santa Rosa y entró a la colonia del mismo nombre dejando una catástrofe. El agua llegó también a casi 20 ejidos de la zona de Coahuila y arrasó con las viviendas de muchas familias que resultaron afectadas.